brasier que detecta cáncer de mama

“Eva”, brasier que detecta cáncer de mama será probado en el IMSS

El cáncer de mama es una enfermedad que ataca principalmente a mujeres, y es una de las principales causas de muerte en nuestro país.

“Eva” es un brasier de color rosa que alberga en su interior 200 biosensores que permiten detectar, a través de la temperatura de los senos, el cancer de mama. Recientemente se anunció que el proyecto será puesto a prueba por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Fue creado por Julián Ríos, estudiante de preparatoria de tan sólo 18 años, quien es uno de los fundadores de la empresa Higia Technologies. El joven fue inspirado por su madre, quien perdió ambos senos y estuvo a punto de perder la vida debido a un mal diagnóstico.

Por medio de la alianza con el centro de salud, se comenzará con una fase de pruebas a nivel nacional, con el propósito de mejorar el algoritmo de “Eva” e impulsar a nuevos emprendedores a innovar en el sector médico del país.

José Antonio Torres, Director de Tecnología; José Ángel Lavariega, Director de Innovación y Desarrollo; Fernando López, desarrollador de software; y, Julián Ríos, Director Ejecutivo, es el equipo que conforma a Higia Technologies.

¿Cómo funciona “Eva”?

El brasier que detecta cáncer de mama tiene integrados 200 biosensores que mapean la superficie de la mama y determinan la conductividad térmica por zonas. Más calor en determinada área indica que hay mayor flujo de sangre, lo que significa que hay algo que se está alimentando de esos vasos sanguíneos. Frecuentemente, esto se debe a un cáncer.

“Eva” incluye un algoritmo que compara los datos obtenidos de forma empírica con una base de datos de más de mil pacientes con cáncer de mama. De esta forma el wearable puede identificar con mayor certeza el tipo de cáncer y la fase en la que se encuentra.

El primer prototipo de este brasier inteligente ya fue puesto a prueba y arrojó una certeza de hasta 93 por ciento de acuerdo con la base de datos.

‘El algoritmo lo que hace es que de los datos térmicos que recopilan los sensores, mide las curvas de conductividad térmica. Quistes y malformaciones tienen diferentes curvas. El algoritmo ve la curva y dice, ésta se asemeja muchísimo a la de un quiste a partir de las imágenes de la base de datos que ya tenemos. Mediante los cientos de árboles de decisión, determina cuál tipo de cáncer es y en qué fase es más probable que se encuentre’, comentó Ríos en una entrevista con Expansión.

De acuerdo con Ríos, la comercialización de “Eva” será la primera y más sencilla fuente de ingresos, pues el equipo espera que el brasier tenga un costo aproximado de $2500 pesos. Sin embargo, la verdadera fuente de ingresos será la base de datos que el algoritmo generará gracias a los usuarios, la cual será de gran valor para hospitales, gobiernos y clínicas.

‘EVA es un dispositivo que no merece simplemente estar en las manos de las personas de poder adquisitivo alto, sino en las manos de todas las mujeres’, finalizó Ríos.

Sin duda alguna, “Eva” ayudará a detectar tempranamente el cáncer de mama para que muchas mujeres puedan seguir disfrutando de la vida. ¿Tú qué piensas?

-->